Conocer los inconvenientes de intercambiar tu propiedad

Te sientas a planificar tus vacaciones, coges tu taza de café, abres el portátil y comienzas a buscar viviendas vacacionales. Nada te convence por precio y prestaciones y comienzas a sentir que no encuentras lo que andas buscando. Investigas por la red y encuentras algo que te llama poderosamente la atención, el intercambio de casas para vacaciones.

Pero, ¿Y esto en qué consiste?.

Esta fórmula tan novedosa y que está empezando a adquirir cierta popularidad entre todas aquellas personas que desean viajar y ahorrar en costes, permite cambiar tu vivienda con otras personas que residen en el mismo destino al que quieres viajar.

Suena todo muy bien, ¿Verdad?.

Suena todo maravilloso, pero, hay que tener en cuenta ciertos aspectos. Esta práctica, además del ahorro considerable en costes de alojamiento que se produce, tiene una serie de inconvenientes que es de vital importancia que conozcas.

Acompáñanos a descubrir, en este post, los inconvenientes de intercambiar tu vivienda para disfrutar de tus vacaciones.

5 inconvenientes de intercambiar una vivienda vacacional

El intercambio de casas va más allá de intercambiar una vivienda. Según al acuerdo que se llegue con otro propietario, se pueden intercambiar los vehículos o cualquier elemento que pertenezca al propietario.

A continuación, te vamos a mostrar los 5 inconvenientes que se nos presentan a la hora de intercambiar una vivienda vacacional con otros propietarios.

 

Extraños que vivirán en tu casa

Este es uno de los grandes inconvenientes del intercambio de casas para vacaciones. Sobre el papel, parece que vas a ir a una vivienda vacacional normal y corriente, pero lo cierto es que no es así. Además de ir a una casa particular, sus propietarios, irán a la tuya.

Esto puede generar un conflicto interno y una falta de confianza al pensar que pueden ser inquilinos problemáticos, puede hacer peligrar tus vacaciones. Para no caer en ello, lo mejor es contratar los servicios de empresas especializadas en la gestión de viviendas vacacionales.


Daños a la propiedad

Intercambiar viviendas trae consigo un añadido que tampoco gusta mucho, los daños a la propiedadque se puedan ocasionar.

Cuando se realizan este tipo de intercambios, como ya hemos visto anteriormente, no sabemos quiénes entran en nuestra vivienda, por lo tanto, existe una incertidumbre de qué pasará con nuestros objetos.

Si se ocasionan desperfectos o roturas de electrodomésticos, no existe un servicio de reclamaciones como pueden tener los hoteles o las viviendas vacacionales reguladas.

Inversión en los tiempos

Efectuar este tipo de intercambios no surge de la noche a la mañana. No se trata de elegir la fecha en la que quieres ir, esa en la que has pedido esos días en tu trabajo, vas a tener que llegar a un acuerdo con la otra persona con la que vas a hacer el intercambio de casas para vacaciones y viceversa.

Por lo que, no podrás irte de vacaciones en las fechas que quieras, al contrario que pasa con las viviendas vacacionales u hoteles, donde puedes elegir los días que mejor te convenga y disfrutar de tu tiempo libre.

Falta de regulación

Un aspecto a tener muy en cuenta a la hora de querer intercambiar una casa para las vacaciones, la falta de regulación. No existe una ley o unas  normas básicas de alquiler vacacional que rijan esta actividad, todo queda en manos de las plataformas que ofertan estos servicios y a su libre interpretación.

A diferencia de apartamentos, hoteles o viviendas vacacionales, los intercambios carecen regulación, a pesar de que existen plataformas que regulan esta acción, lo cierto es que de momento su consolidación es escasa, ofreciendo lagunas en el servicio.


Las quejas: ¿A quién?

Otro de los grandes inconvenientes que se generan cuando se realiza un intercambio de viviendas vacacionales son las quejas que se puedan producir por mal estado de los servicios de la casa y no encontrar un soporte, como en apartamentos o viviendas vacacionales, que gestionen este tipo de inconvenientes.

No es plato de buen gusto, llegar al alojamiento con el que has hecho el intercambio de casas para vacaciones y ver que la calefacción o el aire acondicionado no funciona correctamente, la ducha pierde agua o simplemente hay elementos de la vivienda que no están en buen estado.

Conclusiones

Como has podido comprobar a lo largo de todo el post, el intercambio de propiedades entre particulares es una actividad que, además de crecer de manera exponencial en los últimos tiempos, tiene algunas lagunas en cuanto a la gestión y efectividad de la misma.

Desde Hosticasa, esperamos que esta información te haya servido para conocer cómo funcionan los intercambios de casas para vacaciones y sus inconvenientes.