Descubre toda la información que ofrecemos para un mayor conocimiento sobre las propiedades y inmuebles en España

¿Cómo optimizar tu vivienda de alquiler vacacional para evitar pérdidas?

¿Por qué es importante aprender a optimizar tu vivienda de alquiler vacacional?

Hoy en día las viviendas vacacionales se han erigido como una de las modalidades más demandadas por los turistas. Aún más en esta etapa marcada por la pandemia de la COVID-19 en la que prima el distanciamiento social.

Símbolo del euro

Cada vez son más los propietarios de segundas residencias e incluso de domicilios principales los que se animan a explotar su vivienda como vacacional para generar ingresos extras.

Si estás en posesión de un apartamento, un piso, una casa en la ciudad, en el campo o en la playa o cualquier otra tipología alojativa, lo que te traemos a continuación te interesará.

10 Consejos a tener en cuenta para maximizar los resultados de tu vivienda vacacional y evitar posibles problemas a largo plazo

No es poco frecuente que se produzcan daños en la propiedad durante la estancia de los huéspedes o que se incurra en costes innecesarios si no se tienen en cuenta algunos aspectos claves que nos ayuden a reducir esta posibilidad. 

A la hora de plantearse la explotación de una vivienda en régimen de alquiler vacacional es preciso tener en cuenta que no se trata de un domicilio para disfrute propio.

En este sentido, es imprescindible ser prácticos a la hora de decorar y establecer medidas que actúen como disuasorias o preventivas de cualquier mala conducta.

Dicho esto, les dejamos con los 10 tips para evitar problemas en nuestro alojamiento:

1. Añadir una fianza a la cuantía de la estancia

Si lo que se pretende es eliminar cualquier predisposición o estímulo a generar daños al inmueble, la imposición de una fianza siempre es un elemento disuasorio clave.

Se trata simplemente de estimar un importe adecuado en función del inventario del que dispone la vivienda, la tipología de la misma, los días de estancia u otros elementos susceptibles de tenerse en cuenta.

De esta manera, la recaudación del depósito funciona como aval en caso de conductas desfavorables y nos aportan una mayor seguridad como hospedador.

2. Fijar cualquier elemento cuyo desplazamiento no sea necesario

Realizar una pequeña inversión en afianzar ciertos objetos y electrodomésticos a la pared puede evitarnos más de un dolor de cabeza a largo plazo.

De hecho, en muchas ocasiones se implementan soportes por estética y aprovechamiento del espacio.
Así pues, dejamos una lista de los elementos que conviene asegurar, ya sea para evitar su posible manipulación y deterioro, por seguridad del huésped o incluso para evitar hurtos y robos:

  • Televisión
  • Secador
  • Planchas de pelo
  • Dispensadores de champú y/o gel
  • Nevera
  • Camas y cabeceros
Dispensador de jabón fijo

3. Colocar protectores

¿A qué nos referimos con esto? Pues bien, colocar topes, fundas o protectores a todos aquellos elementos que sean susceptibles de caerse o dañarse con facilidad.

Piensa, por ejemplo, en el mando de la tele o en una puerta que choque contra la pared continuamente.

Protector/funda de control remoto

4. Evitar exceso de decoración y mobiliario

Sin entrar a juzgar gustos individuales, la realidad es que, en cuanto a una modalidad alojativa turística se refiere, cabe ser prácticos y funcionales.

Por este motivo, es más que conveniente escatimar en decoración y mobiliario que puedan suponer un esfuerzo extra en limpieza y además reduzcan la percepción del espacio.

Asimismo, tener el alojamiento despejado y bien orientado nos permitirá disfrutar de mayor luminosidad.

Luminoso salón de un apartamento en la Playa de Las Canteras
Apartamento en Playa de Las Canteras

5. No introducir en el inmueble objetos de valor

Por puro sentido común es bastante obvio que en general no se cometa el error de decorar la vivienda con objetos de alto valor económico, pero no está de más comentarlo.

A su vez, cuando hablamos de valor también nos referimos a valor sentimental. Aunque te parezca una buena idea compartir cosas personales con tus huéspedes, no introduzcas en el alojamiento ningún elemento al que le tengas apego.

Al fin y al cabo, se trata de optimizar tu vivienda de alquiler vacacional, no de decorar tu propia casa.

6. No comprar demasiados electrodomésticos

Para reducir costes, no sólo presentes sino futuros, no conviene hacer grandes inversiones en electrodomésticos no imprescindibles para tu casa vacacional.

Prescinde de horno y quédate con el microondas, o incluso consigue un microondas-horno y, por supuesto, olvídate del lavavajillas.

Aparte de que ocuparán espacio y supondrán un desembolso cuantioso de dinero, se convierten en un elemento más que has de reparar seguramente en el largo plazo.

Además, conviene sobremanera que el tamaño y el consumo de los mismos se adapten a las características del inmueble. Por ejemplo, para un apartamento conviene más instalar una cocina de sólo dos fuegos, colocar una nevera de tamaño pequeño etc.

A colación con lo anterior, has de tener en cuenta que la recomendación de prescindir del horno o del lavavajillas no es compatible, por ejemplo, con una vivienda de alto standing.

7. Usar forros impermeables para el sofá y la cama

Usar un buen cubrecolchones con acabado impermeable puede suponer la diferencia entre tener que tirar un colchón o no. Y lo mismo para tu sofá.

En esta misma línea, puedes optar por elegir un sillón acabado en piel sintética o polipiel que siempre es mucho más fácil de limpiar.

En consonancia con lo anterior, en otro tipo de mobiliario como las sillas también es preciso aplicar un criterio similar, es decir, siempre resulta preferible elegir materiales plásticos o maderas que son más fáciles de limpiar.

8. Optar por un menaje de color blanco

Se recomienda que las sábanas y las toallas sean blancas, porque siempre son más resistentes a manchas de lejía, deterioro del color… Y aunque parezca contraproducente-por lo del color blanco-son generalmente más sencillas de lavar.

Así pues, la composición de las toallas se recomienda que sea 50 % algodón y 50 % poliéster. Este último tip nos ayudará a evitar que nuestras prendas se arruguen y pierdan su forma.

9. Instalar detectores de humo

Si te preocupa que los huéspedes no hagan caso a la prohibición de fumar en tu vivienda, un detector de humo es un elemento disuasor óptimo para evitar que esto se produzca.

Este método puede librarte de quejas de nuevos clientes en cuanto a olores, posibles quemaduras de sofás, camas… o incluso incendios.

Detector de humo

10. Establecer un mínimo de noches por estancia y filtrar por precio

Dependiendo de la modalidad de tu alojamiento vacacional el número mínimo de noches ha de ser mayor o menor.

¿En qué te ayuda establecer este límite? Sencillo, por un lado, reducirá el coste porcentual que tiene la limpieza con respecto al total de la estancia, dado que después de cada turista es preciso realizar un buen mantenimiento, y por otro, evitará que tu vivienda sea alquilada simplemente para realizar una fiesta que la deje patas arriba.

A su vez, el precio del establecimiento actúa como otro filtro de selección de la clientela idónea para tu vivienda.

Si te ha gustado el contenido de este post sobre cómo optimizar tu vivienda de alquiler vacacional y te gustaría saber cómo decorarla, accede al siguiente enlace.

Si tienes una segunda residencia y no sabes cómo sacarle partido, no dudes en consultarnos a comunicaciones@hosticasa.com o mediante Whatsapp +34 684 100 239.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES