Conoce todo sobre uno de los documentos más importantes (y obligatorios) del sector turístico.

Todos los propietarios o agentes inmobiliarios del sector turístico deben tener en cuenta muchos aspectos al aceptar a un huésped.

Uno de ellos, tras la confirmación de la reserva, es contar con un buen modelo de factura de alquiler vacacional, para emitir una factura detallada con todos los costes y gastos.

Qué es una factura para alquiler vacacional

Se trata de un documento que registra la información relativa al arrendamiento de un inmueble de uso turístico.

Si la forma de la factura se ajusta a derecho, tendrá validez fiscal y legal, así que se pueden usar como prueba de que la operación se ha llevado a cabo.

¿Es obligatorio hacer factura en un alojamiento turístico?

En España, el arrendamiento vacacional a corto plazo, dependiendo de los servicios prestados, se considera una actividad económica o un rendimiento de capital, así que los anfitriones han de emitir factura y declarar su alquiler turístico.

Al emitir la misma se deben generar dos copias, ambas completadas por las dos partes (propietario y huéspedes). Una de ellas será para el huésped y la otra para el propietario. Se puede enviar al cliente por correo electrónico o darla en mano.

IMPORTANTE: si hay algún error en la factura habrá que crear otra nueva (con un número distinto) que certifique el error y cancele la anterior.

Qué ha de incluir la factura de un arrendamiento vacacional

En todo modelo de factura de alquiler vacacional ha de constar lo siguiente:

  • Información sobre la propiedad.
  • Datos personales tanto del propietario como del huésped.
  • Datos relacionados con el pago y los gastos.

No obstante, es aconsejable contactar con algún equipo de profesionales como el de Hosticasa para adaptar el modelo de factura a las necesidades del negocio.

Por lo general, una factura se compone de tres partes:

1. Información sobre la transacción

  • Número de factura (creado en orden cronológico).
  • Información sobre el propietario (nombre, dirección, número de contacto).
  • Datos de los huéspedes (nombre, dirección, número de contacto).
  • Lugar y fecha de la factura.

2. Datos de la reserva

  • Fecha de llegada y partida de los huéspedes.
  • Número de huéspedes.
  • Dirección de la propiedad.

3. Información relativa al pago, las tarifas y los impuestos

  • Fianza (si fuera el caso).
  • Precio por día/noche y número de días/noches que se van a cobrar.
  • Costes adicionales (limpieza o impuestos).
  • Método de pago (transferencia bancaria, cheque o tarjeta de crédito).
  • Las palabras “Pagado” o “Pendiente de pago” (en función de la situación).
  • Firma del propietario.

Cómo emitir una factura en un alquiler vacacional

Según la situación de gestión de la propiedad, hay varias situaciones que modifican el modo de emisión de una factura.

Alquiler directo a los huéspedes

Si eres el propietario y te encargas de gestionar y ofrecer la vivienda directamente, hay que tener en cuenta el IVA. 

Lo primero es saber si el alquiler vacacional está sujeto a este impuesto o no, lo que depende de si se prestan servicios hoteleros.

En caso afirmativo, habrá que especificar el 10% de IVA. En caso contrario, se debe informar en la factura que el inmueble está exento.

Alquiler a través de un intermediario

Si el alquiler vacacional lo lleva un gestor de propiedades o una agencia, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Se debe emitir una factura a la gestora con IVA al 21% al ser una relación comercial. Asimismo, se retiene el 19% en concepto de IRPF que la gestora ha de mandar a Hacienda.
  • La gestora debe emitir una factura a los huéspedes. Como antes, estará exenta de IVA si se ofrecen servicios hoteleros o no.

Alquiler a través de páginas web de anuncios

Al anunciar la propiedad en portales especializados como Airbnb o Booking hay que emitir la factura del alquiler vacacional como en la primera situación.

Así las cosas, contar con un buen modelo de factura de alquiler vacacional es clave para no arriesgarse a tener problemas con las autoridades tanto turísticas como tributarias y así poder arrendar la propiedad con toda tranquilidad.