Con estos consejos los insectos no serán los huéspedes de tu propiedad.

El control de plagas es algo extremadamente importante para todo alquiler vacacional. Por un lado, ningún huésped quiere encontrarse chinches, cucarachas, abejas, avispas, hormigas o cualquier otro bicho que arruinen sus vacaciones. Por el otro, ningún arrendador quiere perder reservas (es decir, dinero).

Principales medidas del control de plagas

Así las cosas, lo que hay que hacer por todos los medios es prevenir estas situaciones antes de que arruinen la propiedad. Por eso, a continuación nombramos algunas estrategias de control de plagas para que los propietarios de alojamientos turísticos puedan mantener a los bichos a raya y lejos de su inmueble.

Medidas contra las cucarachas

Las cucarachas son unas de las peores plagas y más difíciles de eliminar. Si han invadido la vivienda, es necesaria asistencia profesional de una empresa de control de plagas. Así, lo mejor es tomar precauciones para no verse en esta situación tan delicada.

Hay que asegurarse de que el inmueble esté limpio y ordenado, ya que estos insectos suelen comer de todo. Se debe guardar bien la comida, barrer y pasar el aspirador frecuentemente y mover los muebles para evitar la formación de nidos debajo del mobiliario.

Medidas contra las chinches

Las chinches quizá son la plaga más difícil de eliminar. Estas pueden viajar en las maletas de los huéspedes, y una vez en la propiedad, es complicado deshacerse de ellas. Se alimentan de sangre, por lo que atacarán a los clientes cuando duerman.

Si el alquiler vacacional tiene chinches y está anunciado en sitios turísticos como Booking o Airbnb, estos portales pueden penalizar el anuncio y eliminarlo hasta que se pruebe que una empresa de control de plagas se ha hecho cargo del asunto.

Aunque es imposible prevenir la llegada de las chinches, sí que es aconsejable realizar inspecciones periódicas para asegurarse de que no hay. Si hay alguna señal, lo principal es dejar de ofrecer la propiedad hasta solucionar el problema.

Medidas contra las abejas y/o avispas

En este apartado hay que diferenciar dos escenarios. Por un lado, las abejas son insectos polinizadores que van a lugares con jardines. Por otro lado, las avispas son agresivas y pueden producir problemas a los huéspedes si anidan cerca del inmueble.

Si las abejas se presentan en la propiedad más de lo habitual, se debe llamar a algún apicultor de la zona (o a los bomberos) para que cambie la colmena de lugar. Puesto que no quedan tantas abejas en el mundo, y están en peligro de extinción, es vital preservarlas.

Si, por el contrario, lo que aparece en la vivienda son avispas, avispones o tábanos, se debe llamar a un exterminador. De hecho, se trata de insectos agresivos que pueden hacer mucho daño a los huéspedes, sobre todo si son alérgicos.

Medidas contra las hormigas

Hay muchísimos tipos de hormigas que pueden llegar al alquiler vacacional, según la zona donde se encuentre. Lo primero es identificar el tipo de hormiga y descubrir qué está comiendo: madera, celulosa, azúcar, etc.

Como en el caso de las cucarachas, lo idóneo es tener el alojamiento lo más limpio posible para que no se acumulen. Así, al eliminar la fuente de alimentación, las hormigas se frustrarán e irán a otro lugar.

Conclusión

Hay que prestar mucha atención a las quejas recibidas por insectos. Si el problema se detecta a tiempo, quizá solo se necesite una limpieza profunda del alquiler vacacional. Ahora bien, si la cosa va más allá, habrá que contratar los servicios de un profesional de control de plagas.