¿Es rentable un alojamiento turístico? ¡Por supuesto!

¿Tendría que comenzar mi propio negocio de alojamiento turístico? ¿Cuánto debería ingresar para cubrir gastos? ¿Existe suficiente demanda en mi zona? ¿Cuál es la rentabilidad de un alquiler vacacional?

Si alguna vez te has preguntado alguna de estas cuestiones, tendrías que saber que no eres el único que se las hace día a día. No es extraño, debido a lo enormemente rentables que son los arrendamientos turísticos y su gran capacidad de generación de ingresos, lo que ha sorprendido a muchos.

Aunque se trate de un sector al alza, siempre hay que hacer algunos cálculos básicos de rentabilidad antes de dar el paso en este mercado. Por eso, a continuación veremos cómo se calcula la rentabilidad de un alquiler vacacional y cómo aumentarla.

Cuál es la rentabilidad media de un alquiler vacacional

La rentabilidad de un alojamiento turístico varía según su ubicación, siendo bastante más alta en zonas turísticas. Normalmente, suele ser mayor a la de un alquiler convencional a largo plazo.

Antes de meterse de lleno en un arrendamiento vacacional hay que saber que los ingresos que proporcionan son muy estacionales con relación a los alquileres a largo plazo, si bien se compensa por el gran volumen de los mismos en temporada alta.

Cómo calcular la rentabilidad de un alquiler vacacional

El cálculo de la rentabilidad de un alojamiento turístico es un paso fundamental que hay que dar antes de tomar la decisión de elegir esta modalidad de alquiler o, por contra, se prefiere ofrecer un arrendamiento a largo plazo.

Saber el rendimiento que podría reportar un alquiler convencional es fácil, ya que previamente se conocen los ingresos mensuales. A éstos hay que restar los gastos generados por la propiedad y de los que no sea responsable el inquilino (gastos de comunidad, IBI, comisiones de gestión, seguros, previsiones por reparaciones…): 

Ingresos - Gastos = Rentabilidad

800€ - 100€ = 700€

No obstante, no es tan simple, puesto que la rentabilidad de un alquiler vacacional depende de sus niveles de ocupación. ¿Cuántas noches tendría que estar ocupado un alojamiento turístico para igualar los ingresos mensuales de este ejemplo?

La respuesta se obtiene al dividir esos 800€ entre el precio por noche que se elija. Por ejemplo, suponiendo que se cobra 45€ por noche:

800€ / 45€ = 17,77 noches

Es decir, a partir de las 18 noches con ocupación, la rentabilidad sería mayor como alquiler vacacional. Si se subiera el precio por noche a 55€, harían falta 15 noches.

800€ / 55€ = 14,55 noches 

Si se consiguiera ocupar el inmueble a este precio durante 25 noches la rentabilidad sería la siguiente:

25 noches x 55€ = 1.375€

A esta cifra habría que restar los gastos mensuales:

1.375€ - 100€ = 1.275€

De este modo, si se consigue tener la propiedad ocupada con frecuencia, su rentabilidad será bastante mayor como alquiler vacacional.

Cómo mejorar la rentabilidad de un alquiler vacacional

Hay diversas maneras de aumentar la rentabilidad de un alojamiento turístico, como los siguientes:

  • Optimizando los precios
  • Incrementando el ratio de ocupación
  • Cuidando la reputación
  • Prestando atención a las fotos
  • Añadiendo valor añadido

Conclusiones

Hay muchos propietarios de inmuebles que tienen en mente dedicar su vivienda al arrendamiento turístico. Si bien no todos son apropiados para este propósito, es extremadamente importante asegurarse de que la propiedad sí lo es antes de emprender el negocio.
 

Por eso, antes de empezar un negocio de alojamiento turístico es imprescindible conocer la rentabilidad del alquiler vacacional. Si necesitas asesoramiento en este sentido, no dudes en contactar con Hosticasa y su estupendo equipo de expertos.